Blogia
La cábula

Retrata DF "con ojos de niño", el plantón contra el fraude electoral

La jornada

 

El periodista Carlos Sánchez reunió en un libro sus crónicas sobre el movimiento

Llegué desde Sonora con el pretexto de la asamblea de López Obrador, pero la participación de la gente y la solidaridad que vi hicieron que me quedara, asegura el autor

ARTURO GARCIA HERNANDEZ / La jornada

El primer libro sobre la histórica movilización social derivada del conflicto electoral de 2006 ha sido publicado recientemente. Lleva el simple título de DF y su autor es el periodista y escritor sonorense Carlos Sánchez (Hermosillo, 1971).

Se trata de un conjunto de crónicas realizadas durante el plantón llevado a cabo por los seguidores de Andrés Manuel López Obrador ­entonces candidato presidencial de la coalición Por el Bien de Todos­ en el Zócalo y Paseo de la Reforma, como parte de las acciones de la denominada resistencia civil pacífica contra "el fraude electoral".

Con "ojos de niño sorprendido" Sánchez observa, luego reflexiona y escribe, dejando una serie de testimonios vívidos e intensos que reflejan aspectos de uno de los movimientos sociales más amplios y prolongados de que se tenga memoria, quizá desde la Revolución.

El autor permaneció en la ciudad de México durante 20 de los 49 días que duró el plantón en las avenidas Paseo de la Reforma, Juárez, Madero y del Zócalo.

Lo singular del hecho es que Sánchez no venía específicamente a integrarse a los campamentos, tampoco milita en ningún partido y no formaba parte de los simpatizantes que en Sonora compartían la causa de López Obrador: "Fui al Distrito Federal porque las rutinas ahogan y yo quería salir un poco de Hermosillo".

El pueblo no se equivoca

El periodista supo que saldría un autobús con una delegación que asistiría a la asamblea convocada por López Obrador el 30 de julio. "Se dio la oportunidad y me trepé a ese camión por razones económicas: el viaje sólo me costaría 400 pesos de ida y vuelta. Dije: voy con pretexto de la asamblea, pero la verdad es que a mí me valía madres.

"Llego allá y me sorprendo. Veo a la gente, al pueblo, a los artistas, a los intelectuales, veo su actitud y pienso: tengo que escribir. Siempre he creído que el pueblo no se equivoca, que el pueblo es sabio. Entonces me pongo de acuerdo con un medio de Hermosillo, La Pluma se llama, y empiezo a hacer las crónicas. Así es como nació este libro, DF, al calor del momento.

"Sería un mentira bárbara decir que soy apolítico. ¡Ni madres! De un modo u otro siempre terminamos participando. Supe que tenía que escribir y lo que tenía que decir, la gente me lo proyectaba con su rostro, con sus miradas, con sus palabras. En la medida en que veía, oía y me informaba, me fui convenciendo de que efectivamente López Obrador había ganado las elecciones."

­¿Eres lopezobradorista?

­No. Creo que López Obrador es un político más, alguien que persigue el poder, pero sí creo que es un bato con más capacidad y sensibilidad social que Felipe Calderón. Finalmente ahí están las cosas que lo avalan, lo que hizo en la ciudad de México, desde obra pública hasta ayuda social, apoyo a los ancianos. Nadie le ha podido destapar una bronca de corrupción, probar que haya sido un corrupto. Por eso la banda, la gente, lo veía con esperanza y se identificaba con él, confiaban en que con él las cosas podían cambiar.

En los días de las elecciones, la televisión difundió profusamente unas gráficas en que se veía a las distintas entidades pintadas según la presencia que tuvieran los principales partidos en cada una de ellas: azul (PAN), rojo (PRI) y amarillo (PRD). El país finalmente se veía dividido en tres partes. La mayor parte del norte aparecía azul.

Al respecto, Carlos Sánchez considera que tales imágenes tenían el propósito de manipular, de decir de esa forma: "mira el mapa, se puso azul con unas manchas amarillas, ya te chingamos. Era una estrategia más de los medios de comunicación masivos que están coludidos con el poder político y con los dueños del país. Es como esa campaña constante que hacen del DF como una ciudad de gente violenta. ¡Cómo han rajado leña con eso! Uno está en Hermosillo y piensa: en el DF se creen el ombligo del mundo y son muy culeros. Pero estos 20 días yo me encontré una banda muy propositiva, muy trabajadora, muy solidaria y me la pasé feliz, comiendo con pocos recursos, encontrando la solidaridad de la policía. Encontrarte un policía que te ofrece solidaridad es como encontrarte una aguja en un pajar".

Precisamente por aquellas tergiversaciones, "hace mucho que dejé de creerle a Televisión Azteca y Televisa. También por eso hice el libro, para dar un testimonio de primera mano de lo que vi y de lo que estaba ocurriendo".

DF fue publicado por La Cábula Ediciones, sello fundado por el propio Carlos Sánchez con el propósito de abrir un canal para difundir la creación literaria de autores cuya obra no encuentran cabida en otros espacios, locales o nacionales. En La Cábula, Sánchez también ha publicado recientemente un volumen de relatos ficticios basados en hechos reales, Señales versos.

(Los libros publicados por La Cábula tienen una circulación restringida, pero "llegan a las manos que tienen que llegar". Se consiguen en venta directa con Carlos Sánchez o en un par de librerías de Hermosillo. Cualquier persona interesada en contactar al autor puede hacerlo en la siguiente dirección electrónica: abigaelsc@hotmail.com).

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

2 comentarios

Aleyda -

Te van conociendo cada vez más y eso es bueno, felicidades por tu obra, que esperemos siga creciendo. Un saludo.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

Anónimo -

Nadie es profeta en su tierra. Tratándose de cultura, menos en Sonora.Lamentable. Felicidades.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres