Facebook Twitter Google +1     Admin

Mi Prado de Lilia

20060529031410-liliaprado-1.jpg

José de la Colina 

Ensayo

La actriz, figura emblemática del cine mexicano, murió el pasado lunes 22. A manera de homenaje, presentamos la evocación de uno de sus más entusiastas admiradores.

Ahora que Lilia Prado, después de tan bien cumplida labor en el cine mexicano, está retirada de la vida pero no de las pantallas, permanecerá en nuestra memoria agradecida. Cuando siendo aún adolescentes empezamos a descubrirla, allá por finales de los cuarenta o inicios de los cincuenta, su presencia nos resultaba casi familiar y próxima, como si fuese una chava habitual en nuestro mismo barrio citadino. Era como la vecinita linda y amable a la que atisbábamos por si se asomaba en el balcón de enfrente, o por si salía a colgar sus prendas en los tendederos de la azotea cercana. O como la chamaca que súbitamente resultaba floreciente en curvas ya de mujer, y que pasaba por la acera entre el cerco de nuestros silbidos de homenaje, ¡fuiiit fiuuuu!, llevando libros y cuadernos, ya no en una mochila, sino entre los brazos y contra el pecho, y caminando garbosamente sobre recién estrenados zapatos de tacón alto hacia las Academias Vázquez o las Escuelas Minerva o similares (Cursos módicos de Taquigrafía, Mecanografía, Inglés, Corte y Confección, Personalidad, etc.). Presentaba un rostro de moderada belleza: nariz breve, pómulos frutales, ojos no demasiado grandes pero siempre francos y vivos, labios levemente trompudillos, de sonrisa lateralmente prolongada por los hoyuelos y los pómulos casi infantiles. Los suyos eran atributos de un rostro bien hecho sin exagerar, enmarcado por el cabello ni muy largo ni muy corto, de ondas tranquilas, que no quería ser modoso peinado “a la permanente” ni fogosa melena de leona. Y toda la calle danzaría alrededor de aquel cuerpo menudo, de tiernas y apretadas redondeces: un cuerpo de “chaparrita cuerpo de uva”, pero que adquiría proporciones de cuerpazo porque la increíblemente angosta y dúctil cintura, el tallecito que se diría abarcable con una sola mano, daba, por contraste, un relieve poderoso al busto leve y bien erguido, a los muslos pujantes, a la levantada región posterior de perfectas semiesferas firmes, que la hacían merecer el título de Venus Calipigia (Venus de la Nalga Recia). Fue precursora de aquel famoso “andar horizontal” de Marilyn la Rubia, un andar que ya nos avisaba de las rumbas arrolladoras que Lilia la morenita bailaría para el cine nacional. Y, como a Marilyn, hasta las locomotoras silbarían admirativamente al pasar ella.

Previsiblemente, el cine mexicano se apresuró a adoptarla, y como eran tiempos del turbio melodrama muy cantado y llorado y bailado, en el que las hembras fatales (María Antonieta Pons, Ninón Sevilla, Meche Barba, Rosa Carmina) hacían ilusoriamente estremecerse a la moralidad de clase media únicamente con el meneo salvaje y cadencioso de sus flancos, sucedió que Lilia, con su sonrisa de chamaca inocente, comenzó como aquellas superhembras de fuego y noche: bailando una rumba sin fin por el planeta cabaretero o por la sinuosa vereda tropical. Y aunque en esos primeros films fue casi siempre figura secundaria o francamente marginal, los títulos cantan, y también lloran y bailan: Ángel o demonio, Pecadora, La Sinventura, Tania la bella salvaje, Han matado a Tongolele, Si fuera una cualquiera, Pobre corazón, El gavilán pollero, Rumba caliente, etcétera. (¿Por qué tan sana muchacha como Lilia, tan inocente energía como la de la rumba, podían ser imagen y pregón del pecado e incluso del crimen?)

Entonces vino Buñuel y la miró de otra manera, y no como la hembra fatal o el mero torbellino danzante. Lilia no baila una sola rumba ni ejerce particular maldad en Subida al cielo, donde es una caliente y alegre muchacha, una seductora de provincia; ni en La ilusión viaja en tranvía, en la que recobra la condición de buena muchacha de barrio, vivaz noviecita y compañera de su novio; y aun menos en Abismos de pasión, melodrama tempestuoso en el que estaba fuera de lugar y de situación, reducida a un papel de ingenua sacrificada a las grandes pasiones de las fieras humanas, si bien encantadora como siempre. Pero pocas veces una estrella del cine mexicano habrá ejercido tanta sensualidad como la que prodiga Lilia desvirgando a un tonto mozo en el interior del autobús transformado en selva lujuriosa, o haciendo el simple gesto de subir al estribo de un autobús o un tranvía, y mostrar, bajo la falda levemente recogida, un pie con zapato de tacón alto en que el empeine peraltado sintetiza todas las curvas del cuerpo y anuncia la pantorrilla y el muslo soberanos. (Fue a Buñuel a quien le oí alabar su figura con un ejemplo evocador: “Esa muchacha —dijo— podría llevar una mochila sin sujetarla con las correas.”)

Tras el fulgurante paso por el cine de Buñuel, inmediatamente el cine mexicano recobró a Lilia, la reintegró al melodrama hipocritón (otra vez títulos tristemente indicativos:, Después de la tormenta, Horas de agonía, Senda prohibida, ¿Cuánto vale tu hijo?, Las cadenas del mal), o la enredó en comedias mental y humorísticamente deficientes en las que frecuentemente era devuelta a la ardiente pero ya anacrónica rumba, o entregada al portentoso rito del mambo o incluso propulsada al rock and roll, baile particularmente sonso y nada erótico si los hay (sólo ella merece que se revean Las tres alegres comadres, Tío de mi vida, El que con niños se acuesta, A media luz los tres, Mi esposa me comprende, Ando volando bajo, Mis secretarias privadas, Dos maridos baratos). Ocasionalmente, aquí y allá en esa larga filmografía, ¡de 97 títulos!, un director apartaba una secuencia o una escena para el solo esplendor de Lilia. En La vida no vale nada, de Rogelio González, donde hacía de hembra terrible, destructora de los muy machos Wolf Rubinski y Pedro Infante, Lilia incitaba a un impetuoso mar costeño, de ansias viriles, a ceñírsele al cuerpo, mojándole las ropas y dibujándole y haciéndole más tangible el talle. En Pueblito, de Emilio Fernández, su larga y cimbrada caminata por el pueblo para ir a bañarse en el río era celebrada por la miradas deseosas de todos los lugareños, que abandonaban sus campiranas labores para regalarse con ese fiesta visual de todas las tardes, y entonces sus sedientas miradas multiplicaban la de nosotros, los, ay, distantes espectadores de la sala de butacas.

Lilia Prado es mi favorita presencia femenina del cine mexicano, mucho más fascinante que las sublimes y no muy simpáticas grandes estrellas, las especialistas del gesto desdeñoso y la ceja alzada, las diosas de la belleza imponente, modeladas en diazmironiano hielo de las cimas: digamos Dolores del Río o María Félix (y ellas me disculpen). Pues si el cine que aquí se ha hecho para bien y para mal ha de tener una figura emblemática que sustituya a la solemne estatuilla de Ariel, voto una y otra vez por Lilia Prado. Y quisiera, además, que un fabricante nacional de muñecas pusiera en el mercado, para competir con la Barbie standard y sosa, una pequeña, graciosa, manuable y siempre única Lilia, dotada de mecanismo de cuerda o de perpetuas baterías. Ah, me animaría entonces a jugar a las muñecas.

28/05/2006 20:14. Carlos Sánchez #. Reseñas

Comentarios » Ir a formulario


¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

gravatar.comAutor: Jacinto Gáez Luna

Fabuloso el escrito sobre Lilia Prado. Al leer este ensayo me remonté a mis doce años, cuando por primera vez vi en el cine en mi ciudad natal Las Tablas, Panamá, la pelicula "Subila al Cielo"; no se que me pasó, pero a mi edad Lilia me impresionó mucho o sea que desde ese momento la escogía como mi actriz favorita. Todo era sensual en ella. Lo felicito por su escrito y si es posible lo exhorto a escribir algo mas extenso sobre ella.

Fecha: 28/06/2006 16:20.


gravatar.comAutor: Pablo Castillo Ronquillo

Lilia :

Como una dulce visión te apareciste ante mí y fuiste una ensoñación, con éxtasis admiraba y contemplaba a ese ser bajado del cielo. Emanabas una magia que flotaba y me suspendía en el aire, me hiciste estremecer como si se tratase de un conjuro mágico que inmoviliza el tiempo. De agradable presencia, arreglo impecable, finura, dulzura y espléndida figura por apreciar irradias simpatía, eres una dama sensacional y cautivadora, de gracia excepcional y encanto exquisito, eres una verdadera reina. De inigualable elegancia, categoría, distinción y personalidad, eres una encantadora mujer con clase, esplendorosa, fascinante y plena de hermosura. Inalcanzable, como una diosa, irresistiblemente atractiva caminas solemnemente con aristocrático porte y seriedad altiva. Monumental, impresionante, deslumbrante, radiante, celestial, divina, impactante, sublime y espectacular, eres un derroche de sensualidad y belleza, perturbas los sentidos con solo mirarte. En un mismo momento somos seducidos por lo que vemos y por lo que deseamos acariciar, encierras todo un mundo de fantasía que nos permite elevarnos del sueño y abrazar el firmamento.

Deseo infinito, inocencia súbita, alucinación y entrega. El alma grita, el corazón sangra, las lágrimas brotan, es un grito apasionado que se rinde ante un anhelo inexpresable. Emoción pura y serena que se eleva a un plano de superior belleza, de inmenso amor. Nos sumerges de modo completo y excluyente en las profundidades del sentimiento. Eres un destello de luz que ilumina la oscuridad en el tiempo, un suspiro que vela el azul del cielo, una huida del mundo a las alturas celestes, un preludio de agonía en un desear y morir.

Fecha: 14/10/2006 18:55.


gravatar.comAutor: Erendiro el Michoacan

Esa purepecha fue una de las mujeres mas hermosas en su epoca, yo soy joven pero la conosco por sus peliculas y uff estaba rechula buenisima, unas piernotas y unas nalgotas y muy bonita que mas podria uno querer

Fecha: 02/06/2007 12:19.


gravatar.comAutor: Antonio Torres

Y yo que desdeñoso formulaba en mis sueños a las pálidas francesas. Pero un dia de tedio la vi en "Los gavilanes" al lado de Pedro Infante. Desde entonces la curvilínea Lilia Prado se convirtió en mi amor platónico. Pues si en este mundo sobrepoblado el sueño es nuestro refugio ante la tormenta, ¿por qué no imaginarnos ser Juan Menchaca, o soñar el sueño de Olivero en Subida al cielo?, o desear la suerte de "El Caireles" en La ilusión viaja en tranvía, o de Chon, en El que con niños se acuesta? Lilia es el prototipo de mujer que puede despertar en mí, no sólo el deseo que evocaba en "La vida no vale nada" con su ropa mojada por las olas del mar, sino también la ternura de Rosaura, o la malicia de la Gela. Si hay un dios, habría que agradecerle nos diera ojos para deleitarnos con su caminar y sus faldas entalladas, y oídos para escuchar esa voz seductora y a la vez burlona de Eva tropical diciendo "Lo que quería ya lo tuve"; y el gusto por el pasatiempo favorito de Buñuel, el sueño que lo permite todo.

Fecha: 29/04/2009 02:23.


gravatar.comAutor: Capdruserer

Hi guys I am new here. I have found something very interesting. Can you save 0+ by Christmas? You can try and here's how.
Stop paying for things you don't use. If you have not set foot in the gym since your New Year's resolution, ditch it. Cancel the subscriptions for magazines and papers you don't read. You can also raise your deductibles for home and auto insurance. Conservatively, that's a month.

Fecha: 04/11/2010 20:39.


gravatar.comAutor: Christian Louboutin jc

While looking at the calendar on my desktop, I notice that it's less than 20 days away from the XMAS. It is the time to prepare a gift for my girlfriend and family. Last year, the winter is so cold, I just bought her several [url=http://www.aniub.com]UGG boots to warm her feet. But now my beautiful and slim wife deserved more than before! I decide to give her a big pleasantly surprised, She love the high heel shoes so much, may be this is my best choice,[url=http://www.clpumps.com]Christian Louboutin shoes is a popular brand in recent years, the red high heels can make a women looks much more sexy, the special design and its high-quality raw materials also attract my eyes. The price may be a little expensive, how ever, it's worth the value. The high-heel shoes are favorites of ladies because the shoes adorn their legs, especially for the ladies whose legs are short. Maybe people usually saw high-heel shoes in the nightclubs 30 years ago, but now high-heel shoes help ladies a lot on dress up, no matter what you dress, it looks beautiful when you are wearing a pair of high-heel shoes and will attract men's eyes. The red sole design of Christian Louboutin is very beautiful,especially the [url=http://www.clpumps.com/Discount%20Christian%20Louboutin-pumps_c15]Christian Louboutin Pumps, it is also a sign of the Christian Louboutin for about 20 years, but the one I have booked at a online Christian Louboutin shop is red and black, it looks very graceful and special, I think my wife should like it very much when she see open the gift box. Well, you know, the Christmas holiday is a good time for dating, next year maybe I will buy diamond ring, but this year Christian Louboutin is the best Christmas gift. What about your gifts for your girlfriends or the other people?

Fecha: 05/11/2010 01:42.


gravatar.comAutor: freddy

Si hermosa morena y loable actuacion caracterizada por su versatilidad no como las otras actrices sosas y destenidas

Fecha: 22/01/2012 09:27.


Añadir un comentario



No será mostrado.





Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris